Guía Cultural de Caracas

En el año 2001 salió por primera vez a nivel impreso la Guía Cultural de Caracas, auspiciado por la Alcaldía Mayor y bajo la dirección de Antonio García Ponce, proyecto editorial en el que trabajó afanosamente primeramente Sonia Tovar y mi persona hasta el 2004 entre otros periodistas. Intentaré recorrer nuevamente este camino pero digitalmente.

domingo, 31 de agosto de 2008

Los duendes y gnomos de Montalbán, La Florida, El Marqués, Galipán y Fuerte Tiuna...


Misterios más allá de lo tangible y lo racional nos espera lo desconocido...

Por Paula Giraud

*Muchos mitos ancestrales y cuentos universales nos hablan de vivencias espirituales con seres sobrenaturales en contacto permanente con nosotros, entre ellos se encuentran los duendes que prefieren a los niños por ser los más inocentes.

*Los duendes, como todos los espíritus de la naturaleza, necesitan del contacto humano. Aunque son muy desconfiados, prefieren los lugares donde habitan niños con mucha actividad.

*Son incansables y llenos de energía. Son capaces de ayudar en la buena marcha los asuntos caseros. Habitan en casas, lagos, bosques y cuevas.

DIMENSIÓN ESPIRITUAL

La mayoría de los adultos en la búsqueda de lo racional y lo tangible, nos hemos vuelto insensibles.

Somos incapaces de sentir y presentir los hermosos ritos mágicos de la naturaleza. Más bien, nos burlamos de aquellos que lo pueden hacer. Es fácil pensar que sólo existe lo que vemos y tocamos, pero no podemos evitar sentirnos fascinados sobre los cuentos y vivencias que algunos seres privilegiados pueden narrar.

El norteamericano Ted Andrew en su libro “How to meet & work with Spirit Guides” expresa que a “medida que abrimos nuestra atención a la vida que existe en todos los niveles, seremos conducidos hacia el contacto con los planos más espirituales.”

Estaremos caminando hacia la huella de aquellos cuyos pasos han sido registrados en nuestros mitos y cuentos universales”, señala enigmáticamente.

HADAS Y DUENDES

Los duendes y las hadas son espíritus de la naturaleza y son más polifacéticos como la vida natural misma.

Se presentan en muy variadas formas y tamaños. Debido a que su energía no es física como la nuestra, poseen la capacidad de trabajar en muchas dimensiones. Tienen mucha diversidad como los humanos, pero al mismo tiempo tienen mucho en común con nosotros.

Al igual que el resto de los espíritus de la naturaleza necesitan del contacto humano. Esta relación pude llegar a ser de gran dependencia mutua, hasta el punto de los unos no pueden vivir in los otros.

Muchos necesitan la colaboración voluntaria de las personas para vivir y evolucionar. Pero aún así no pueden ser percibidos por ojos comunes

ESCONDIDOS

Pueden esconderse en cuevas, en medio de los ríos, alrededor de los lagos, entre arbustos y los árboles. Son generalmente desconfiados, y por ello no es fácil que se dejen ver. Aunque no deja de ser frecuente que los duendes elijan su lugar de habitación debajo y dentro de las casas.

Buscan los hogares donde habitan niños que se encuentran con mucho movimiento durante el día y así se pueden mover libremente sin ser notados.

POBRE ANGELITO


Los duendes son seres incansables y llenos de energía, siempre activos, según las antiguas tradiciones y algunos modernos autores. Capaces de ayudar en la buena marcha de los asuntos caseros.

También son revoltosos y algunos convierten sus travesuras de castaño claro a color púrpura y se convierten en “pequeños diablillos” como el niño súper tremendo de la película “Mi pobre angelito”, en la que el afectado requiere de la ayuda de cazafantasmas profesionales o de guías espirituales.

EXPERIENCIAS VIVENCIALES

Esperanza Vacarcel, es una profesional que desde pequeña siempre estuvo muy cerca de lo espiritual.

Su sensibilidd hacia lo no tangible, la han hecho tener contacto con la dimensión de los fantasmas y los duendes.

Vacarcel afirma que en sus investigaciones ha descubierto las zonas de Caracas que son especialmente sensibles a la presencia de los distintos tipos de duendes.

“En el Ávila hay una base de duendes, que muchos a los lejos los confunden con estrellas y aviones, ya que revolotean juguetonamente en el cielo abierto”, explica Vacarcel con una sonrisa.

“También hay numerosas experiencias de apariciones y duendes concentradas en el Oeste de la ciudad.

“Esta circunstancia suele repetirse en muchos otros lugares del mundo y se debe a que por motivos históricos hay partes de las ciudades que han estado en contacto más profundo con elementos sobrenaturales, como por ejemplo antiguos cementerios o zonas donde residían personas o comunidades enteras que por distintos motivos ejercieron gran atracción y poder sobre los espíritus”, cuenta Esperanza Vacarcel.

En Caracas, por ejemplo, una zona especialmente sensible es la Urbanización Juan Pablo II y el Parque 9, según numerosos expertos que coinciden en que allí residió antiguamente una comunidad indígena, al igual que en la Urbanización El Marqués. También las montañas del Fuerte Tiuna están llenas de energía espiritual, en donde los elfos y duendes se sienten encantados.

“En muchas áreas de la Urbanización Juan Pablo II hay bastantes testimonios de muchas apariciones inexplicables, que sólo pueden ser duendes que asustan a los niños de los alrededores”

APARICIONES INEXPLICABLES

Hay también otros casos de apariciones que generalmente corresponden a personas desparecidas hace años.

Lo curioso es que casi siempre se producen en los mismos lugares donde también se reportan los casos de actividad intensa de los duendes y los espíritus.

Estos hechos no puede deberse a una mera coincidencia, según señalan los investigadores de estos fenómenos tan difíciles de explicar.

La experta nos cuenta que una noche caminando con unas amigas, por las zonas de Galipán, se les apareció el espectro de una mujer llorando vestida de blanco, que se esfumó en una bruma.

“Cuando desapareció nos dejó con pérdida temporal de visión”, afirma Esperanza Vacarcel.

Comenta también el caso de un duende que se dedicó a fastidiar repetidas veces a un niño de cinco años de edad, que vive en la Urbanización Juan Pablo II: “Le rompía los juguetes, le tiraba los creyones al piso, le rompía una y otra vez el bombillo de la lamparita de noche, pero afortunadamente pudimos sacar al duende del apartamento”.

Agrega la especialista con la seguridad de quien asegura conocer bien a estos seres: “También recuerdo cuando niña, que mi mamá tenía una linda muchacha que nos ayudaba en los oficios de la cocina. Un duende se enamoró de élla, y por celos no la dejaba en paz. No le permitía que ningún muchacho se le acercara. Los duendes cuando se enamoran son muy celosos.”

BAUTIZAR A LOS DUENDES

Para el parasicólogo Iván Rendón –nos contaba en el año 2001- a los duendes hay que bautizarlos con un nombre para poder empezar a controlarlos.

Nos expresaba que en algunos casos en los que ha trabajado, la primera medida es identificar al duende.

Cuenta un caso en la Urbanización La Florida de Caracas, donde había un niño de tres años que siempre veía a un hombrecillo que le hablaba y se le sentaba en una poltrona del apartamento. “El niño lloraba mucho cuando el espíritu se le aparecía, pero la madre no lo podía visualizar. El pequeño señalaba hacia donde se ocultaba el duende con mucho pánico. La señora sabía que su hijo no mentía, porque el miedo no se puede esconder y se refleja en signos físicos”, precisaba Rendón.

“En esa oportunidad bombardeamos la casa con sonidos e inciensos, y el duende no volvió a fastidiar”.

A los duendes hay que hablarles fuertes, pero sin desafiarlos, como son los fantasmas, y además bautizarlos con un nombre, concluye Iván Rendón.

CATÁLOGO DE SERES FANTÁSTICOS

Los Elfos: Son pequeños adivinos. Están clasificados entre los genios más positivos y bondadosos hacia los hombres. Ayudan a los seres humanos a encontrar cosas perdidas. Muestran su presencia con sonidos agudos.

Los Trastos: hacen la vida imposible a las personas. Sus armas de ataques son los azotes y robos. También suelen esconder las cosas más necesarias y murmuran grosería que desconciertan a las personas al desconocer su origen. Las personas de carácter débil son especialmente controladas por éllos.

Los Diablillos: Son traviesos y pícaros. Prefieren jugar con los niños y hacer travesuras. Son espíritus positivos que cuidan la tierra, el fuego y la naturaleza. Se pueden captar con la vista, pero sólo si se está en estado vibratorio alfa.

Los Gnomos: Son los grandes maestros espirituales. Muy poco visibles para los seres normales. Son muy desconfiados y conectan con los niños, que hablan normalmente con ellos. Actúan como guías para iluminar el camino.

Los Encantadores: Celosos y posesivos por ser muy enamorados. Hacen la vida imposible a las personas que los flechan. Actúan sin malicia y no le paran a las consecuencias que producen sus actos.

Alejan a quienes se acerquen a las personas que aman.

MODUS OPERANDI CONTRA DIABLILLOS Y ENCANTADORES

Esperanza Vacarcel, señala que primero estudia el lugar donde actúa el duende para preparar su estrategia de eliminación.

Armada con un péndulo, mantras y campanas y aparatos magnéticos mide qué parte de la casa emite más energía. Allí está escondido el duende.

Una vez detectado su escondite hace reaccionar a la persona encantada mediante las oraciones rituales y sagradas, llamados mantras.

El clarividente o exorcista se dirige al duende por medio de la víctima y absorbe la energía negativa hasta que el paciente queda extenuado.

La victima queda liberada de la posesión y el recinto podrá permanecer en sana paz.

El exorcista usa mecanismos de descarga de la energía asimilada, mediante protecciones especiales como piedras, símbolos, aromas, flores o inciensos.

Para realizar un exorcismo, el experto se prepara durante por lo menos ocho días en los que realiza ayuno y en algunos casos abstinencia sexual, a fin de estar en estado físico energético para poder trabajar con plenitud.

Se dá el caso de que los espíritus que fueron arrojados de sus victimas regresan al cabo de algunos días, debido a que la persona los llama con sus temores y alimenta así su regreso.

LOS DUENDES NO VUELAN…
Y AYUDAN A CREAR LOS COLORES


Los duendes no tienen capacidad de volar y pueden quemarse con el fuego, según afirman los expertos. Existen varios tipos de entidades que caen en la categoría de los Gnomos, cada vez una con su propio nivel de conciencia.

Mantienen la estructura física de la tierra y trabajan con ella.

Ayudan a crear el color dentro de nuestro mundo. Envejecen de forma muy similar a los humanos. Dicen los especialistas en este tema que nos asisten en la domesticación de las energías de la tierra y en comprender la forma de utilizar esas fuerzas ocultas.

Al igual que ocurre con muchos elementos de la tierra, a través de su asociación y en colaboración con los humanos como logran introducirse en un alma y evolucionar.

Si abusamos de nuestro cuerpo, dicen los conocedores que estamos haciéndole daño al duende elemental asignado a su cuidado.

Los gnomos guardan tesoros y tienen tendencias a prestar ayuda por medio de la naturaleza, permitiendo así encontrar la suerte y la fortuna.

SÍNTOMAS DE MALEFICIOS

Enfermedades físicas extrañas con malestar en todo el cuerpo y decaimiento general.

Dolores de cabeza, hombros y nuca acompañados de insomnio, nerviosismo, ansiedad y pesadillas.

Depresión profunda, viendo el futuro oscuro y sin esperanzas.

Dificultades en el trabajo sin lograr el éxito deseado.

Fracasos repetidos en los negocios y el dinero no rinde.

No tiene suerte en el amor y sufre de impotencia sexual o de desinterés físico.

No se encuentra tranquilo ni en casa ni en el trabajo. Sensación continúa de insatisfacción.







Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal